Évènements culturels latins à Paris

Solo vine a hablar por teléfono

por Sendim de Ribas

el_medio_retrato_de_Gabriel_Garcia_Marquez_franck_de_las_mercedes

download

Primero, me gustaría decir unas palabras sobre Kafka.

Kafka_portrait

Existe una oposición absoluta entre la antigüedad y la modernidad. En la primera, el hombre tiene una relación directa con la naturaleza, forma parte de ella, las dos están profundamente unidas. En el siglo XX, del cual Kafka es su mejor representante, no hay ninguna trascendencia ni relación entre el hombre y el mundo. No hay sentido en ninguna parte. Hay autoridades absolutas, sin sentido, por encima del hombre.

En ‘El proceso’ se le acusa sin razón, no se sabe por qué. El personaje principal quiere explicaciones que nunca obtendrá y al final será ejecutado.

Unknown

Naturalmente, García Márquez ha leído a Kafka. Comienza con una anécdota banal, la avería del coche de la protagonista y como en los cuentos fantásticos, el principio es siempre normal, agradable.

María-de-mi-corazón-Gabriel-García-Márquez

Por ejemplo, aquí comienza con una lluvia primaveral, positiva, y el nombre de la heroína es un nombre un poco divertido, porque GM le ha dado un nombre épico, María de la Luz Cervantes. Luz y Cervantes recuerdan a la epopeya. Ella es una chica joven, de 27 años, hermosa.

4411331712898877

El texto dice que es seria, pero eso veremos después que no es verdad. María intenta parar coches para que le ayuden porque además tiene una cita con su marido prestidigitador y quiere avisar de que no va a llegar.

solo-vine-a-hablar-por-telefono

No encuentra a nadie que la pueda ayudar. Hace una tontería: se deja las llaves y el bolso en el coche. Al final para un autobús destartalado y la pesadilla comienza poco a poco.

Sin título-1

Me parece que la composición se constituye de cuatro movimientos: primero, el encierro; segundo, el marido no será una salida; tercero, volvemos al asilo y cuarto, una falsa salida, la llegada de Saturno. Finalmente, habrá una conclusión con un distanciamiento del relato. En el encierro, comienza el absurdo porque los personajes hablan con una dulzura falsa y no contestan al ruego de María: solo quiero telefonear.

128122602-352-k158394

Vemos que hay dos formas de violencia: una simbólica del absurdo y otra, física, de la guardiana, Herculina, que es terrible y comienza aquí la noción de peligro. Estas violencias crean la degradación del personaje, pues está atada a su cama, no puede ir al baño y comienza la pérdida de la dignidad. Pensamos que tal vez pueda prevenir a Saturno. Esto introduce el segundo movimiento que es en torno al personaje del marido. Vemos que quiere mucho a María pero sabemos que ella ha tenido amantes, le ha dejado varias veces y aunque volvía con él, entendemos que él ha pensado que ella le había dejado una vez más. Por eso deja de buscarla.

db_tristeza34

Tercer movimiento: volvemos al asilo. María, al principio, rechaza hacer actividades con las otras reclusas, pero al final, para conseguir tabaco, que necesita, acepta hacerlas. La pesadilla progresa porque María se encuentra indefensa contra una guardiana que quiere acostarse con ella, y aunque ha podido telefonear a escondidas, Saturno, insultándola, le cuelga el teléfono.

bxx84zawc33ln1xgrtx0

Por último, la situación es tan terrible que María acepta acostarse con la guardiana para poder llamar por teléfono. En este cuento hay un momento de comunicación desesperada cuando una noche María, aterrorizada, pregunta ¿dónde estamos? y otra voz, muy lúcida, responde en la profundidad del infierno. Es un momento impresionante porque las demás parecen marionetas y aquí hay una voz verdaderamente humana que expresa la desesperanza más absoluta.

hqdefault

Estamos también en un universo casi onírico. Otra voz responde: —Dicen que esta es tierra de moros—dijo otra voz distante que resonó en el ámbito del dormitorio—. Y debe ser cierto, porque en verano, cuando hay luna, se oyen los perros ladrándole a la mar.

Podemos observar que cuando por fin puede hablar con Saturno, no vemos este diálogo, estamos en el cuarto movimiento: la llegada de Saturno al asilo. No ha habido una conversación. Es una falsa salida, porque ella piensa que Saturno va a sacarla de allí, él también lo piensa, pero hemos visto que él es como un niño, protegido por María, y ahora habla con el director, que ejerce una influencia enorme sobre él. Saturno se siente honrado por esta conversación y cree al director cuando le dice que su mujer está completamente loca y debe quedarse en el asilo. Saturno le responde casi con alegría, no muestra ninguna desesperación.

images

Cuando vuelve al asilo disfrazado para hacer el número de magia con el gato vestido a juego, María, que estaba esperándolo, comprende que él no va a salvarla. No quiere ni verlo, ni recibir cartas suyas. Sabe que está perdida, que nadie la salvará. Hasta ese momento había conservado su dignidad. Pero en la conclusión vemos que el relato se ha distanciado, el narrador desaparece, lo remplaza una desconocida que nos cuenta cómo Saturno huyó y le dejó a ella encargada de llevarle tabaco a María.

Estamos proyectados en el futuro, porque luego esta Rosa Regás va a hablar doce años después con alguien con quien se encuentra y le habla de María, que finalmente le había parecido muy lúcida, un poco pasada de peso pero contenta con la paz del claustro. Hay un distanciamiento cruel, indiferente, de la protagonista, años después. GGM emplea un modo muy virtuoso de alejarse tanto de la situación en la que nos había sumergido para proyectarnos después y tenemos noticias de María a través de alguien que casi no la conoce, que cotillea sobre ella.

Termina con el gato, que habíamos visto cuatro o cinco veces. Saturno se encargaba de darle de comer, cuando no lo olvidaba. Así termina el cuento, con ese gato que puede ser un símbolo de la realidad, porque todo es como una pesadilla pero este gato es real, y por otro lado puede ser también un símbolo de la misma María, de su frustración, que está presente durante todo el cuento.

Capture d’écran 2020-05-12 à 20.38.14

Este cuento recuerda no solo al absurdo de Kafka sino también al fascismo, porque también funciona así, aplastando a la gente, despojándola de su dignidad. Ese hospital en ruinas, quizás simboliza el final de la dictadura de Franco. El cuento contiene el absurdo y una evocación de la dictadura.

images-1

Aucun commentaire jusqu'à présent.

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *